Blogia
Santuario

Los reyes nos han engañado

Los reyes nos han engañado

Los reyes nos han engañado. Montañas de coronas manchadas de sangre refulgen en el río de la Historia. Cegados, pisoteados, duermen los hijos de los hijos de los hijos de Adán. Y de Eva. El macho de la manada se ciñó el oro y la espada y quiso atar al Misterio con un nombre que le diera poder. El hijo de los dioses puede hacer lo que le venga en gana. Su voluntad es la voluntad del cielo. ¡Mentira! El diablo se vistió de ángel de luz. Los esclavos de la codicia encadenaron a los hijos libres del cielo y de la tierra y proclamaron la divina naturaleza de su poder. Mentiras ensangrentadas del Rey Carmesí.

Escuchad, poderosos de la Tierra: no sois mejores que los demás. Se me saltan las lágrimas de rabia y tristeza mientras lo grito al viento. La corona os otorga un solo privilegio: ser lo más bajo de entre lo más bajo. La sangre derramada durante las innumerables eras del hombre pesan sobre vuestras cabezas. ¿Cuándo os veréis libres de tamaña carga?

Escúchame, hermano. ¿Crees en el día venidero? Un día de campos floridos para siempre... El día de la libertad, de la hermandad. Sin ríos de sangre de utopías y horror. Sólo la verdadera paz en el eterno presente. Ha de venir; me lo dice la pena cósmica de origen desconocido. Algo vibra y es heraldo y esperanza. El Espíritu gime y gime y gime con dolores de parto. ¿Crees que últimamente anda callado? Trabaja en silencio.

0 comentarios