Blogia
Santuario

Es lunes

Don Quijote ha muerto. Larga vida a don Quijote, flor y espejo de la andante caballería.

Quisiera irme a Islandia algún día, aunque no sé muy bien para qué. Bueno, algunas ideas raras tengo: visitar el Dimmuborgir, aprender la lengua de Snorri Sturluson (para qué, ¿para leer las Eddas en la lengua original?; anda que no tiene gracia la idea), asistir a un concierto de Falkenbach (curiosa idea también, ya que Vratyas Vakyas, único integrante de la banda de viking metal, vive en Alemania), buscar la entrada al centro de la tierra con el libro de Verne en el bolsillo y alguna cosa más que espero descubrir allí. Sorprendedme, dioses (y diosas) del norte. (Ahí, ahí, en el "sorprendedme", está el meollo del asunto, creo. En fin, ya encontraré alguna buena razón para justificar la nada razonable y creciente atracción que siento por los países escandinavos.)

Desde que leyera Temblor de Rosa Montero (años ha) quedó un sabor agradable y ganas de más. Cuando Góngora, Quevedo y los demás muchachos de la BBB (Baroque Blues Band) me dejen un respiro, acometeré la fazaña de leer su Historia del rey transparente en tiempo record antes de pasar al teatro de Lope o lo que toque. ¿O no? Ya veremos, pues aún tengo a la cola otras cosas, como Hamlet, que me gustaría leer antes de ir a ver la obra al teatro (nota mental: punto esencial: la compañía). Sea cuando sea, ahí te tengo, Rosa. No me olvido de ti. Y menos con esa mirada-sonrisa tan fantástica que tienes. Y menos habiendo oído que te interesaste por el Manifiesto. Y menos habiendo oído asimismo que te desvinculaste de él. Y es que eso tiene un punto interesante, que el Espíritu va y viene y se va adonde quiere y como le va en gana, como el viento, y no para en textos ni en manifiestos si no es para gastar alguna broma que luego alguien se toma en serio. Libertad, divino sueño que el viento vive como única realidad.

Por cierto. Según la entrada de Dimmu Borgir (el grupo musical) en Wikipedia, "El Dimmuborgir es una localización al este de Mývatn en Islandia. Esta zona está marcada por actividad volcánica que hace que parezca una antigua ciudadela, con columnas y humo sulfúrico. En el folklore de Islandia se dice que Dimmuborgir conecta las regiones infernales con la tierra."

Ya sé por dónde empezar a buscar el Centro, amigo Julio. Pero, como comentó otro amigo mío (éste aún vive y además lo veo a menudo) el otro día, viajar es interesante ante todo y quizá únicamente por la compañía. Ya lo dije. El punto esencial. Aunque tal como yo lo veo, en soledad también se da una compañía muy especial, una relación directa entre el que mira y lo mirado, el que vive y lo vivido. Sobre todo, cuando el paisaje es nuevo. Y, si Dios quiere, que desaparezca la separación, pues no hay más que acto de mirar y vida. (Ojo, que te vas por los cerros...) Pero, ah, la compañía. Sí. Punto esencial, lo mires como lo mires. (Voz al viento): ¿Quieres venir conmigo a Islandia a hacer no se sabe muy bien qué?

Me gusta viajar solo, de todas formas. Así que, oh, viento, puedes sentirte aludido. Llévame por ahí, que me pongo guapo.

0 comentarios