Blogia
Santuario

A las Parcas

A las Parcas

El caballero y la Muerte, en El Séptimo Sello (1957), de Ingmar Bergman.


Ven, amigo. Sube al escenario y canta en este día de oscuridad. Con todos ustedes, el maestro Friedrich Hölderlin:

A LAS PARCAS

Dadme un estío más, oh poderosas,
y un otoño, que avive mis canciones,
y así, mi corazón, del dulce juego
saciado, morirá gustosamente.

El alma, que en el mundo vuestra ley
divina no gozó, pene en el Orco;
mas si la gracia que ambiciono logra
mi corazón, si vives, poesía,

¡sé bien venido, mundo de las sombras!
Feliz estoy, así no me acompañen
los sones de mi lira, pues por fin
como los dioses vivo, y más no anhelo.


La versión es de Otto de Greiff, en A media voz.

2 comentarios

Daniel G. -

Hermoso es, como hermosa puede ser la oscuridad. ;-)

(Lo de Hiperión quizá sea provisional; al final acabaré por poner mi nombre real y dejarme de tanto pseudónimo...).

Un abrazo. :-)

Toni Martínez Jover -

Hermosísimo poema, al menos en su traducción. Bueno, tú ya sabes que ésa es mi opinión acerca de él.

Un abrazo, amigo... Hiperión ;-)