Blogia
Santuario

Brokeback Mountain

Brokeback Mountain

La anterior reflexión venía a cuento de un artículo de opinión sobre una película, Brokeback Mountain. Ahora que la he visto, comento algo ya relacionado con la peli en sí.

Para mí, el mérito de esta película es que muestra una historia de amor entre dos seres humanos. Por supuesto, ahí está la circunstancia de que son dos hombres, dos vaqueros, y en medio de una sociedad en la que un amor así está mal visto. Pero no es imposible, y por ahí apuntaba el artículo que leí: los protagonistas no se "integran" dentro de la incipiente cultura gay, transformando su forma de ser, sino que siguen con sus vidas, siendo quienes son y amándose sin cambiar sus identidades.

Lo cierto es que las circunstancias, pese a estar presentes y ejercer su innegable influencia, están en un segundo plano. Para mí, y ese es su mayor valor en mi opinión, no es una película gay sino, "simplemente", una historia de amor entre dos personas enamoradas a lo largo de sus vidas. Una bella historia de amor. Y, por supuesto, una bella historia de amor homosexual. Sencilla y valiosa por no centrarse en las polémicas circunstacias de los amantes sino ante todo en el amor, la pasión, los problemas de una pareja imposible.

Por cierto, me ha llamado la atención que el amor de estos dos vaqueros comience en la montaña, cuidando de las ovejas como dos personajes de la novela pastoril. Ahora que lo pienso, son como Elicio (el pastor poeta favorecido por la naturaleza y por la fortuna) y Erastro (el rústico, al que el amor convierte en poeta), de La Galatea de Cervantes. Sólo que, en esta ocasión, los pastores han visto a la hermosa Galatea el uno en el otro. Todo muy bucólico. :-)

1 comentario

mujer-arbol -

Yo también salí con esa sensación de la película: que es una hermosa historia de amor entre 2 seres humanos.
Pero creo que será muy difícil que la politicorrepia actual sepa verla así de sencillamente, y solo ruego a los dioses -a Apolo en particular- que no se lleve demasiados Oscars, para que al final quede como lo que es: una gran película, pero nada de "película gay".