Blogia
Santuario

Diálogo entre civilizaciones

Como la matriz de una civilización suele ser la religión, dudo que se pueda hablar seriamente de diálogo entre civilizaciones (y, mucho menos, de alianza de civilizaciones) si no se empieza por un diálogo entre religiones.

El drama de la Europa laicista es que pretende dialogar con otras civilzaciones, todas ellas de origen religioso, presentándose a sí misma como la pura irreligiosidad y haciendo burla pública del cristianismo.


(Comentario a una entrada del blog Mar Adentro, vía Hispalibertas, a raíz de esta noticia.)

Efectivamente, las bases de una civilización siempre han sido religiosas. (Si nos ponemos en plan guénoniano, diríamos "tradicionales"). El verdadero diálogo que puede haber entre civilizaciones tiene que ocurrir en el plano de los principios comunes a toda tradición, es decir, en el ámbito de la metafísica o de la espiritualidad profunda, que se esconde tras el simbolismo religioso; dicho de otra forma, en el terreno más esencial y fiel al origen que subyace, más o menos oculto por capas de polvo, poder y malentendidos, tras las apariencias exteriores propias de cada tradición.

Zapatero y los demás occidentales que pretenden entablar un diálogo e incluso una "alianza" entre civilizaciones, pretenden pasar por alto esos principios y basar los esfuerzos en unos elementos laicos nacidos en el contexto occidental. Ese proyecto, pues, no es más que otra forma de occidentalizar (yo dialogo contigo, pero que conste que soy superior a ti...). A los occidentales les encanta tratarlo todo bajo sus propios puntos de vista. Es posible, por otra parte, que sí se puedan encontrar puntos de contacto de esta forma, ya que hay cosas, como los "derechos humanos", que, sin entrar a discutir su planteamiento, claman al cielo se mire por donde se mire.

"Claman al cielo", he dicho. Qué curioso...

0 comentarios