Blogia
Santuario

Aunque es de noche

Es de noche, pero luz hay; esa es nuestra esperanza y fe. El ojo de la carne nos engaña y el ojo de la razón sólo ve oscuridad. Pero la Fe, ese instrumento de conocimiento más que humano, que implica renunciar a uno mismo ante la evidencia de nuestra incapacidad para saborear la realidad, nos acerca al despertar del ojo del Espíritu, aquel que ve la luz en la que vivimos y nos sustentamos. Vivimos con los ojos cerrados en medio del Paraíso. Nos debatimos en mil guerras sin conocer la Paz en que moramos. Es de noche, pero hay luz. Y quién mejor que el maestro San Juan de la Cruz para expresar ese profundo sentimiento, esa salvadora intuición, con palabras vivas e inspiradas:

Que bien sé yo la fonte que mana y corre,
aunque es de noche
.

Aquella eterna fonte está ascondida,
que bien sé yo do tiene su manida,
aunque es de noche.
Su origen no lo sé, pues no le tiene,
mas sé que todo origen de ella viene,
aunque es de noche.
Sé que no puede ser cosa tan bella
y que cielos y tierra beben de ella,
aunque es de noche.
Bien sé que suelo en ella no se halla,
y que ninguno puede vadealla,
aunque es de noche.
Su claridad nunca es escurecida,
y sé que toda luz de ella es venida,
aunque es de noche.
Sé ser tan caudalosas sus corrientes,
que infiernos, cielos riegan, y las gentes,
aunque es de noche.
El corriente que de estas dos procede
sé que ninguna de ellas le precede,
aunque es de noche.
Aquesta eterna fonte está escondida
en este vivo pan por darnos vida,
aunque es de noche.
Aquí se está llamando a las criaturas,
y de esta agua se hartan, aunque a escuras,
porque es de noche.
Aquesta viva fuente, que deseo,
en este pan de vida yo la veo,
aunque de noche.

0 comentarios