Blogia
Santuario

Cambios

Cambios
"Hada", de Enrique Corominas. (Segundo logo de Santuario.)


Como podéis ver, he cambiado un poco el diseño del blog. Antes era más "diurno", luminoso, con aquel fondo de fuego anaranjado y la viñeta del barco del Sigfrido de Craig Russell como logo. Ahora, en cambio, el Santuario es más parecido a una caverna, el lugar sagrado primordial donde el hombre, desde la horizontal matriz de la madre tierra, espera la vertical bendición del padre cielo.

El dibujo que he puesto como logo representa a un hada en una escena misteriosa. Contempla con una sonrisa un pozo luminoso (¿refleja la difusa luz de la luna de la sabiduría o exhala la energía de la tierra?), mientras un hombre que mira al cielo parece estar fundiéndose entre la tierra y los árboles. El dibujo es de Corominas y posee su habitual toque oscuro, onírico, animado y misterioso. ¿Qué es lo que mira el hada? ¿El cielo reflejado en el agua maternal o la savia de la tierra? ¿Qué le ocurre al hombre que yace tras ella? No tengo respuesta pero me agrada la belleza y el misterio de la ilustración, y me gusta que me incite a hacerme esas preguntas.

Oh, también he decorado la columna de la derecha con un dibujo de un unicornio con tramas célticas. Creo que queda bien tanto estética como conceptualmente en la idea que tengo de lo que querría que fuese Santuario. Me gustaría que fuese más caverna y menos nave a la luz del día; aún no tengo muy claro en qué consistirán los cambios, pero quisiera obligarme a tratar más temas de simbolismo, religión y mitología.

Todo esto es provisional. ¿Os gustan los cambios? Quizá vuelva a dejar el blog como estaba, aunque me gusta el nuevo fondo cavernoso; no es diurno pero tampoco nocturno, sino que tiene algo de los dos aspectos, creo. Es posible que vaya cambiando la imagen del logo de vez en cuando; procuraré que se trate de algo simbólico o por lo menos misteriosamente sugerente. De todas formas, el barco de Sigfrido está muy ligado al origen conceptual de esta bitácora, y yo, Logan, sigo siendo un navegante por los mares del destino... en busca del Santuario. ¡Ignorante! -me dirás-, ¡pero si ya estás allí!. Sí, eso dicen, mas la bruma es densa. Navegando, navegando, quizá el sol mi alma acabe por besar.


Sigfrido navegando en una viñeta del cómic "El Anillo del Nibelungo", de P. Craig Russell. (Primer logo de Santuario.)

4 comentarios

Logan -

No lo he leído. ¿Aparece en tu anterior libro?

mujerarbol -

Me gusta el cambio. Contrarresta la oscuridad ese encantador unicornio celtoide... ¿acaso has leido mi cuento sobre El Caballo del Agua?

Logan -

¡Hola, Fran!
Esta nave encallará en las montañas de nuevo este verano, así que habrá tiempo para café, hidromiel o lo que se tercie.
¿El dibujo del unicornio? No, no es de los tatoos; lo he sacado de un libro de rol fantástico medieval.
¡Salud!

Fran -

Hola!
Me gusta el nuevo diseño. Ya ves que te sigo leyendo, a pesar de que no llegue el café pactado que tenemos. Si nos volvemos a ver perdidos en las montañas este verano, creo que tendremos más tiempo para ese café.
Por cierto... el dibujo del unicornio con detalles celtas, ¿lo has sacado de aquellos tatoos temporales? Sólo por curiosidad.
Cuídate!