Blogia
Santuario

Orígenes de Roma (I)

A raíz de la noticia de la que me he hice eco en el post anterior, me he puesto a buscar datos y visiones sobre el tema de los orígenes de Roma. Como en toda civilización, el origen histórico suele estar entretejido con el legendario. Me interesa esa relación, y lo simbólico que pueda haber en ella.

De entrada, es conveniente un paseo por la historia oficial, con los datos que tenemos. Por ejemplo, en el artículo "Roma: la Monarquía" de la excelente web de arteHistoria, de donde extracto este fragmento:

«Para los griegos el concepto de origen de los pueblos se identificaba generalmente con acontecimientos precisos y personalizados. Imaginaban emigraciones marítimas a Italia de pueblos procedentes de Oriente, como los arcadios, pelasgos, lidios, troyanos, cretenses y de héroes civilizadores como Enotro, Hércules, Minos, Eneas y Ulises, entre otros. Así, la historiografía griega helenística concedió un origen divino y griego a la fundación de Roma, versión que ésta, a su vez, posteriormente asumió. Tales migraciones se situaban generalmente en torno a la época de la guerra de Troya.»

El hecho de que, en el plano de lo mítico, Roma fuera fundada por Rómulo, descendiente del héroe oriental y solar Eneas, perteneciente a las leyendas helenas, me sugiere que en lo simbólico Roma pasa a convertirse en el nuevo "centro del mundo" (de la tradición occidental), que antes había sido la Hélade, asumiendo y renovando la cultura griega.

Francisco Villar dice en su fundamental obra Los indoeuropeos y los orígenes de Europa (Gredos, 1996):

«Sobre la fundación de Roma hay diversos mitos y leyendas, de entre las cuales se puede inferir una cierta información fidedigna. La leyenda literaria, deseosa de entroncar con el mundo helénico, declaraba que el troyano Eneas habría llegado en su huida hasta el Lacio, donde habría fundado la ciudad de Lavinium. Un hijo suyo habría fundado a su vez otra ciudad latina: Alba Longa, que habría sido gobernada durante trescientos años por una dinastía real, uno de cuyos monarcas, Numitor, habría sido el abuelo de Rómulo, que fundaría Roma el año 753 a. de C.»

Es importante el hecho de que Eneas era troyano, y no griego, con lo que el asunto de la transmisión del "espíritu helénico" a Roma a través del héroe no queda nada claro. Es una idea que me ronda la cabeza desde hace tiempo, en relación con la posible presencia micénica en el Lacio, pero es evidente que es un tema difícil y terreno adecuado para todo tipo de elucubraciones alejadas de la realidad. Pero no deja de ser un asunto sugerente, que merecería la pena investigar.

0 comentarios