Blogia
Santuario

Sobre el Zen

En ocasiones he leído cosas como que el Zen "es un fino arte de la guerra". El Zen no es eso, sino un camino de realización espiritual, que lleva al ser humano a descubrir su verdadera naturaleza misteriosa, la cual se manifiesta como sabiduría y amor. El Zen es asociado frecuentemente con los samurais (guerreros japoneses), y esa asociación es incorrecta. Es cierto que los samurais practicaron zazen para tener más fuerza y maestría en la lucha, pero eso no es Zen, sino una tergiversación y manipulación de lo más profundo del ser humano. Pasa como con algunas órdenes de caballeros de la Europa medieval cristiana: rezaban, tenían unas normas de conducta, de acuerdo; pero no eran místicos, desde luego, y su actitud ante la vida no era la de un hombre en contacto con la Realidad.

Hay otra visión moderna del Zen, que se queda en "lo bonito y lo equilibrado" de los arreglos florales y la distribución de los espacios. Es también una visión incorrecta y mutilada, producto del intento de asumirlo como "moda" en la cultura moderna del consumo. Así, por ejemplo, se habla de "estilo zen" para referirse a un objeto de decoración. Es como si dijéramos: "esta habitación tiene estilo místico cristiano, ¿no te parece?". Asombra ver hasta dónde llega la capacidad del mundo moderno para tergiversar el sentido profundo de las cosas.

0 comentarios