Blogia
Santuario

Luces del olvido

Luces del olvido Luces de discoteca, proyectos de fanzines, cubata, suena Suede. Más tarde, ritmos electrónicos. Los altavoces dictan la precisión y la locura de un espacio-tiempo aislado, diferente, para soñar. Es la poética visión de un adolescente sediento. Aún ignorante de que vivir es algo más que beber vida y bucear en ilusiones y emociones. Pero vida, al fin y al cabo. Descender al Inframundo, aun a ciegas, siempre reporta algo de experiencia. Después, siempre llegaba la resaca. Tiempos que no volverán, pues más allá de pasajeras nostalgias, cada mundo tiene su momento en el camino.

Sí, mundos oscuros y a menudo fatales. Pero, con cierta precaución y también un arrojo que bebe en la fuente de los sueños, no deja de ser una experiencia con cierta belleza. La exuberante y desgarrada belleza de una juventud desorientada que, en medio del paisaje urbano, busca las luces que, aun artificiales, prometen otros mundos, otras realidades más intensas.

Sin olvidar el peligro de arrastrarse por los arrabales. Sin base, la mayoría se arriesga a perderse en el olvido. Pues es necesario volver a casa con la lección aprendida. A fuerza de decepciones, uno acaba viendo que esos mundos extraños están vacíos. Lo que buscas está en tu interior.

1 comentario

Logan -

Me comento a mí mismo.
¿Belleza en esos mundos oscuros? Quizás, pero se trata de una belleza engañosa, como la luz atractiva pero fatal de Lucifer. Conviene no olvidarlo.