Blogia
Santuario

Esperando...


Cae la noche, luce estrella,
En esta caverna oscura y materna.
El Espíritu gime con dolores de parto.
Y nosotros, mientras tanto,
Esperando, esperando...

5 comentarios

Logan -

Hacer espeleología es una de mis "tareas pendientes". Una de mis escasas experiencias en cavernas subterráneas fue una "aventura" en la adolescencia con unos amigos, en las cuevas del cañón de Añisclo. Nos adentramos sin guía ni nada más y más adentro con una mísera linterna, arrastrándonos por pasadizos tan estrechos que sólo cabía el cuerpo reptando... Pa habernos matao. Pero fue una experiencia muy... muy eso, experiencia. Y salimos totalmente de color marrón, qué divertido. :)
Este es un tema que no parece tener fin, es tan sugerente... Viajes al centro de la tierra, seres mágicos subterráneos, ciudades bajo las montañas, inframundos y estancias de los muertos... También en las fantasías modernas lo subterráneo tiene un lugar preeminente. Moria/Khazad-dûm en Tolkien, la Infraoscuridad de Reinos Olvidados (con sus elfos oscuros de las profundidades), los refugios de pictos en Howard...
Tus reflexiones, Mujerárbol, me parecen muy adecuadas. La Tierra es Sabia... Madre sabia... por algo Adán fue moldeado con BARRO...

mujerarbol -

Pues por mi parte, he practicado la espeleología y os aseguro que hay pasadizos, techos, paredes, completamente femeninos en muchas cuevas. La realidad¿supera al símbolo?Estuve una vez en una saleta donde la calcita apenas comenzaba a cristalizar en diminutas colgaduras, como una mucosidad transparente, que daba miedo tocar, por lo quebradiza. En otas, "cuevas viejas", la tierra árida y roja impregnaba paredes y suelos. Las entradas... ¿para qué describirlas? Los periodos en que surgencias y rios subterráneos están escondidos, ¿de qué sino de Nacimiento hablan? La Tierra es Sabia.
No me extraña que, ya en el muy Pasado, hubiera zonas macho/zonas hembra en las cavidades, que desde que el hombre tiene conciencia, son imágenes de la Gran Dama, nuestra Madre.
Inconscientemente, reptar por ahí siempre me ha parecido explorar lo materno, lo virginal, lo-mujer.
Soy mu rara, ya lo sé. :)

Logan -

A mí también me encantan las cuevas. Al igual que los templos... A veces me siento muy a gusto en la oscuridad, me parece cálida y acogedora. Como el vientre materno. También me siento muy a gusto en los templos. Desde niño, la iglesia del pueblo donde veraneaba ha sido el lugar donde más a gusto me encontraba, mi santuario. Silencio, penumbra, paz.
La penumbra, la noche, las tinieblas primordiales, el silencio, están muy relacionados con lo maternal. Es la diosa, la madre que da a LUZ. La Virgen es el modelo del alma que acepta con fe la acción del Espíritu, y así se convierte en madre, noche primordial, santa caverna o santuario silencioso en que nace el Niño, el espíritu se encarna.
Lo mariano, por ello, está estrechamente unido a la vocación mística, a los caminos de realización. Oscuridad y silencio...
Más que un "trauma", una bendición. :)

Feliz Navidad.

Toni M. Jover -

Tremebunda falta de ortografía: donde dije "porque" léase "por qué". Saludos!

Toni M. Jover -

"Caverna oscura y materna". Hermoso verso.

De niño me encantaban las cuevas (me siguen fascinando)... Me gusta la penumbra... Sólo hay un icono cristiano por el que siento devoción y no sé ni siquiera porque: la Virgen... Y siento un interés profundo por las manifestaciones de la Gran Diosa en las diferentes culturas...

¿Es todo pura casualidad, o tengo un trauma "mariano"?