Blogia
Santuario

Sobre esta caverna, santuario

Sobre esta caverna, santuario Dice Jean Hani:

Se entrevé así el sentido profundo del icono de la Natividad. El Niño-Dios en la caverna cósmica, representando el mundo terrestre, el eje luminoso del rayo estelar descendiendo a lo largo de la montaña para horadar las paredes de la caverna e iluminarla, son una poderosa síntesis del misterio de la Encarnación. Es el descenso del Verbo Divino en "las partes inferiores de la tierra", como dice el Apóstol, hasta el centro oscuro de la Naturaleza, a fin de iluminarla, pues "Él debe llenarlo todo", conforme a la palabra de la Escritura: Lux in tenebris lucet, "La Luz (del Verbo) brilla en las tinieblas" (San Juan, I, 5). El Verbo retoma la Creación toda entera, penetrándola, involucrándose Él mismo en lo más profundo de la materia, y en la encarnación de todo hombre que, él también, "cae" en la materia y el cuerpo, a fin de que en lo más profundo de todas las cosas y de todos los seres brille de nuevo la Luz del Verbo, que es también la vida (San Juan, I, 4). "La caverna, -canta una oda litúrgica bizantina para la fiesta de Navidad-, se ha convertido en un cielo".

0 comentarios