Blogia
Santuario

Buscando no encuentras

Si uno quiere encontrar algo, no lo encontrará. La mejor manera de llegar a la meta, la única manera, es andar el camino. Porque en el momento en el que uno se proyecta a una meta imaginaria y se lamenta por no estar en la meta, en ese momento ha dejado de andar. En cierto sentido, la meta está en el camino. Para encontrarse a uno mismo, basta con hacer lo que toca en cada momento, con confianza, abandonándose y aceptando la propia pequeñez, o ilusión de pequeñez, la propia sensación de impotencia. Andando sin más, la meta llegará.

3 comentarios

mujerarbol -

Ir a Roma,
mucho trabajo,
ningún provecho.
El dios que buscas,está ahí;
si lo miras, lo encuentras.
Lo llevas contigo.
(Poema irlandés del siglo IX)

Logan -

Gracias siempre por tu presencia.
¡Un abrazo!

Carlo S -

Andar y andar. "ANDando", esa es la cuestión. Incluso desprendiéndonos aún mucho más de las OCCiataduras desde las que aceptar definitivamente que -como dice Lao Zi (Lao Tsé) en SU LIBRO- "El camino NO ES el camino", (No ya meta sino ni siquiera CAMINO).
Claro que, no sé si nuestro occiDENTAL OCCipital (¡oh nuca!) nos invitará a semejante ORIENTE de "gimnasia" en la humildad. No importa. No hay META, pero que no desaparezca esta palabra de los mapas del MISTERIO que tan poco o nada nos pertenecen, mientras seguimos y no paramos de andar por las luces y sombras de los "cuartos" del SER, que no precisamente de los cuartos de Estar -aunque también, por qué no-.